• Innovación en Prevención y Salud mano con corazón

TRES MECÁNICOS MUERTOS EN UNA SEMANA AL CAERLES ENCIMA EL VEHÍCULO O LA MÁQUINA QUE REPARABAN

image-1080777-30ENERO20-16790.jpg


El descontrol parece imperar en los pequeños talleres de reparaciones

El jueves 5 de diciembre, un nuevo accidente laboral salpicó el sector de la reparación. Un trabajador, de unos 60 años de edad, fue víctima de un accidente laboral mientras cumplía con sus funciones en la empresa Neumáticos Berbés, situada en el polígono industrial de As Gándaras en el Concello de Porriño, en la provincia de Pontevedra

El mecánico se encontraba cambiando la bomba de suspensión del vehículo cuando se vio aprisionado entre la transmisión y el chasis, quedando así inmovilizado.

El incidente sucedió poco antes de las cinco de la tarde y hasta el lugar de los hechos acudieron los servicios sanitarios, junto a los bomberos de Baixo Miño, la Guardia Civil, la Policía Local y diversos miembros de Protección Civil, tal y como apuntan desde La Voz de Galicia. Pese a los esfuerzos del equipo médico por salvar la vida del varón, los profesionales solo pudieron confirmar su fallecimiento.

El lunes 9 de diciembre la costa levantina fue escenario de un trágico suceso. Un hombre de mediana edad falleció en la localidad alicantina de Sax después de que le cayera encima un coche que estaba reparando en la calle Venezuela. Alrededor de las 19.50 horas se dio la voz de alarma al Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU), tal y como publica la Agencia de noticias Europa Press.

Al Centro de Información y Coordinación de Urgencias se sumó una unidad del SAMU, con un equipo de asistentes sanitarios que procedieron a realizarle las maniobras de reanimación cardiopulmonar a la que recurren en estos casos a la espera de que hubiera respuesta. Sin embargo, los miembros del cuerpo solo pudieron confirmar el fallecimiento.

A la espera de conocer más datos, la Guardia Civil ha procedido a investigar las causas de este trágico accidente laboral que, de momento, se desconocen.

El miércoles 11 de diciembre, murió un mecánico aplastado por la máquina que reparaba en Castillonroy (Huesca). El trágico accidente laboral ocurrió en una almazara de la localidad literana y la víctima, un operario de Barbastro de 32 años, tuvo que ser rescatada por los bomberos. Al parecer, estaba reparando una prensa cuando la máquina se le ha caído encima y lo ha aplastado. Los trabajadores del molino avisaron de lo que había sucedido al Servicio de Emergencias del 112. Hasta allí se desplazaron ambulancias del 061 y Bomberos del parque comarcal de La Litera, que contaron con la colaboración de los efectivos de Benabarre, pertenecientes a Ribagorza.

El mecánico murió en el acto y su cuerpo tuvo que ser rescatado por los bomberos. El cadáver fue trasladado hasta el tanatorio de Binéfar para practicarle la autopsia. Por el momento, se desconocen las circunstancias en las que se ha producido el accidente y los motivos por los cuales la prensa que estaba reparando ha caído sobre él. La Policía Judicial y la Inspección de Trabajo también se han desplazado hasta el lugar del suceso, así como la Guardia Civil.


Fuente: Infotaller, El Heraldo y El Independiente





Los países europeos piden que se utilice el tipo FFP2 ante el avance de cepas más contagiosas

¿Qué tipo de mascarilla hay que llevar en cada situación? ¿Cómo hay que ponérsela? El uso de estas protecciones contra el coronavirus vuelve a evolucionar en algunos países debido a la aparición de variantes más contagiosas.

Son las mascarillas que mejor filtran, puesto que bloquean 94% de las partículas más finas (alrededor de 0,6 micrómetros). Están destinadas en principio para el personal médico, con el fin de proteger a la persona que las lleva.

Estas protecciones se adaptan a la forma de la cara sin entreabrirse. FFP2 es la apelación europea y N95 es su equivalente en el continente americano. Austria y la región alemana de Baviera decidieron imponer este tipo de mascarillas en comercios y transportes debido a la aparición de nuevas variantes más contagiosas. Pero «volverlas obligatorias puede plantear muchos problemas», indica a la AFP KK Cheng, director del Instituto de Investigación Aplicada en Salud de Birmingham (Inglaterra).

Por ejemplo, al ser casi herméticas, se requiere un mayor esfuerzo para respirar, sin contar con que son más caras.

«Para toda una familia que debe cambiarse con frecuencia» la mascarilla «no es soportable» pagar 1 euro (1,2 USD) la unidad, afirma a la AFP el doctor Michaël Rochoy, cofundador del colectivo francés Stop Postillons, que preconizó desde el principio de la pandemia el uso generalizado de mascarillas.

Rochoy apunta además que el comportamiento es igualmente importante: «Uno puede llevar hasta una escafandra, pero si a la hora de comer se reúne con más gente en la misma mesa, ya sea en la cantina escolar o en el restaurante de la empresa, no sirve de nada «.

El uso de estas mascarillas de polipropileno, originalmente reservadas al ámbito sanitario, se ha generalizado con el covid-19. Su objetivo principal es impedir que su portador contagie a los demás. Si todo el mundo la lleva, puede por tanto aportar una protección colectiva.

Bloquea al menos 95% de las partículas de 3 micrómetros. Así como las FFP2, no hay que llevarla más de cuatro horas.

Las mascarillas de tela, industriales o confeccionadas en casa, se generalizaron a raíz de la escasez de mascarillas médicas al principio de la pandemia. Pero estas empiezan a ser consideradas menos seguras frente a las nuevas variantes.

Así, Alemania acaba de imponer las mascarillas médicas en los comercios y transportes y en Francia, el Alto Consejo de Salud Pública recomendó evitar las industriales de tela de categoría 2 -- con una capacidad de filtración de 70% --, y las caseras.

«Si todo el mundo lleva correctamente una mascarilla casera, la protección sigue siendo muy apreciable «, objeta no obstante el doctor Cheng, citando un estudio publicado el miércoles en la revista científica Proceedings of the Royal Society A.


Realizado por investigadores de Cambridge, este concluye que los aerosoles cargados de virus pueden recorrer 2 metros en varios segundos y que «el distanciamiento físico sin ventilación no es suficiente para proteger durante largas exposiciones «.

«El riesgo de infección se reduce de 60% con una mascarilla casera básica «, asegura Cheng.

Debe cubrir la nariz y la boca, englobando la barbilla. Hay que lavarse las manos antes de ponérsela y colocársela sujetando las tiras elásticas. Una vez puesta, no hay que tocarla, de lo contrario hay que volver a lavarse las manos. El presidente estadounidense Joe Biden se mostró en público con dos mascarillas superpuestas, suscitando el debate.

«Llevar dos mascarillas vuelve desde luego el bloqueo más eficaz «, según Cheng. » Pero antes que nada deberíamos centrarnos en la gente que no lleva mascarilla o que no se la pone bien «. Las de tela son reutilizables y pueden lavarse varias veces, en general diez.

En cambio, la Organización Mundial de la Salud recomienda «tirar inmediatamente» las mascarillas médicas de uso único. Pero algunos especialistas estiman que pueden lavarse varias veces antes de desecharlas, con el fin de limitar el gasto familiar y la contaminación del plástico. Otros preconizan guardar este tipo de mascarillas usadas en un sobre durante siete días, lo que tarda como mucho en morir el virus.

«Recomendaría reutilizar la mascarilla después de siete días, entre 5 y 10 veces para la población en general «, declaró a finales de 2020 a la AFP Peter Tsai, uno de los investigadores que contribuyó a la puesta a punto de las N95.








Fuente:  lasprovincias.es



D