• Innovación en Prevención y Salud mano con corazón

QUÉ ES EL TELETRABAJO Y POR QUÉ ES UNA TENDENCIA AL ALZA?

image-1061450-que-es-el-teletrabajo-8f14e.jpeg



Para dar respuesta a qué es el teletrabajo se ha de atender a lo que las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC) han supuesto en las empresas. El proceso de transformación digital está introduciendo importantísimos cambios que plantean oportunidades y desafíos por igual, y comienzan por el desarrollo de nuevos modelos de negocio en todos los aspectos.


¿Qué es el teletrabajo?

La estructura y organización del trabajo en las empresas ha sido el primer aspecto en que estos efectos han comenzado a materializarse.

De esta manera, surgen nuevas formas de prestación de los servicios profesionales y laborales que soslayan la necesidad de una presencia física del trabajador en unas instalaciones empresariales de una forma total o parcial.

Concepto

Es toda fórmula de prestación laboral, por cuenta ajena o de forma autónoma, que se lleva a cabo utilizando las nuevas tecnologías como medio de relación e interactuación entre los trabajadores y las empresas, sin necesidad de una presencia física permanente.


Las ‘flexibles’ características del teletrabajo

Lugar de trabajo flexible

Aunque puede existir una infraestructura de referencia, no es necesaria en muchos de los casos y en otros son espacios compartidos. Los trabajadores pueden llevar a cabo su labor sin necesidad de un centro de trabajo habilitado al efecto o de un espacio asignado concreto dentro del mismo.

Horarios flexibles

La organización del trabajo puede ser plenamente autónoma o realizarse dentro de unas bandas horarias más o menos amplias en las que el trabajador administra su desempeño. Solo en algunas ocasiones obedecen a un horario concreto.

– Dispositivos propios:

El trabajador dispone de los medios y dispositivos para realizar su trabajo y establecer los diferentes tipos de comunicaciones que se requieran. Estos pueden ser facilitados por la empresa o puestos por el trabajador a disposición de su desempeño.

– Reuniones con participantes ilimitados:

Ahora las reuniones son virtuales y, por lo tanto, no están sujetas a las limitaciones de participación de un espacio físico.

– Evaluación por resultados:

Frente a la monitorización y el control presencial del trabajo se pasa a un modelo en el que el rendimiento del trabajador se mide por los objetivos cumplidos.


5 beneficios del teletrabajo para la empresa

1. Mayor productividad

Los trabajadores que desempeñan su actividad en esta modalidad suelen hacerlo por propia elección. Buscan este tipo de actividad porque es su decisión de vida y son conscientes de las mejoras. Esto hace que adquieran un responsabilidad muy superior y se traduzca en un mayor rendimiento.


Existen también otra serie de aspectos que también se ven beneficiados. Por ejemplo:

Se reduce el absentismo laboral.

Se minimiza el riesgo laboral en los tránsitos del domicilio al trabajo.

Se favorece el trabajo colaborativo.

2. Reducción de costes fijos

También se reducen notablemente los costes fijos de la empresa al no requerir unas instalaciones capaces de acomodar a estos trabajadores, menor consumo energético o no tener que realizar determinadas inversiones en inmovilizado material como mobiliario o infraestructuras técnicas.

Además se reducen costes tales como las dietas, bonificaciones de comedor y consumibles.


3. Captación y fidelización de empleados con talento

La adaptación de las empresas a los sistemas de teletrabajo mediante el uso de las nuevas tecnologías encaja perfectamente con los intereses y usos de los profesionales más cualificados y de talento que optan mayoritariamente por esta organización.


4. Reducción del coste de dispositivos

En muchos de los casos, los dispositivos utilizados por los trabajadores son de su propiedad o la empresa participa en su adquisición bajo algún sistema de copago.


5. Inclusión sociolaboral de población vulnerable gracias a las TIC

La inclusión de trabajadores con discapacidad, o aquellos incluidos dentro de los segmentos de población vulnerable, en las empresas se facilita mediante el teletrabajo, haciendo su integración mucho más fácil y posibilitando un rendimiento más efectivo.


Su aceptación es muy alta entre trabajadores y estas últimas por las múltiples ventajas que aporta a ambos


4 beneficios del teletrabajo para el empleado

1. Ahorro de tiempo y dinero por desplazamientos

Uno de cada tres trabajadores le dedica más de una hora diaria a trasladarse de su domicilio al trabajo y volver. Este tiempo, que no computa como horario de trabajo, puede verse duplicado en muchos casos.

La tendencia de vida en las grandes ciudades hace, por otro lado, que los transportes públicos se encarezcan al desplazarse las zonas residenciales a kilómetros de donde se presta la relación laboral.

El trabajador consigue que sus horas trabajadas sean efectivamente las justas, sin costes de tiempo restado a sus días. Al mismo tiempo, reduce sus gastos de transporte.


2. Flexibilidad de horarios

Es una de las ventajas que más inclinan a los trabajadores por esta fórmula. Esta flexibilidad supone mucha más libertad para administrar su tiempo de trabajo y realizarlo de una forma más descansada y productiva.


3. Más tiempo para la vida privada

Evitar los desplazamientos innecesarios ofrece a los trabajadores un tiempo muy valioso para dedicarle a su vida privada. Del mismo modo, la evaluación de su trabajo por resultados le permite no tener que cumplir innecesariamente unos horarios. Esto se traduce en más tiempo libre.


4. Facilita la conciliación de la vida personal y profesional

Todos estos aspectos como la flexibilidad horaria, la evaluación por resultados o la propia administración de cuándo y cómo llevar a cabo sus obligaciones laborales, le permiten ocuparse mucho mejor de los aspectos domésticos.


Puede llevar a sus hijos al colegio y a sus actividades, comer en familia o realizar las compras con más facilidad, organizar mejor las necesidades médicas, completar sus estudios y llevar a cabo un sinfín de actividades que, con un trabajo presencial, se hacen prácticamente inviables.


A menudo, esta conciliación conlleva también un alto componente de ahorro. En muchas ocasiones, los trabajadores se ven obligados, por ejemplo, a inscribir a sus hijos en numerosas actividades extraescolares al no poder estar con ellos; contratar a personas que asistan a sus hijos en las horas que no pueden o dejarlos en guarderías.


Teletrabajo, ¿sí o no?

El teletrabajo se está imponiendo en muchos sectores de actividad, y en los más variados desempeños, promovido por el desarrollo de las nuevas tecnologías y la transformación digital de las empresas. Su aceptación es muy alta entre trabajadores y estas últimas por las múltiples ventajas que aporta a ambos.



Fuente:    apd.es










Los países europeos piden que se utilice el tipo FFP2 ante el avance de cepas más contagiosas

¿Qué tipo de mascarilla hay que llevar en cada situación? ¿Cómo hay que ponérsela? El uso de estas protecciones contra el coronavirus vuelve a evolucionar en algunos países debido a la aparición de variantes más contagiosas.

Son las mascarillas que mejor filtran, puesto que bloquean 94% de las partículas más finas (alrededor de 0,6 micrómetros). Están destinadas en principio para el personal médico, con el fin de proteger a la persona que las lleva.

Estas protecciones se adaptan a la forma de la cara sin entreabrirse. FFP2 es la apelación europea y N95 es su equivalente en el continente americano. Austria y la región alemana de Baviera decidieron imponer este tipo de mascarillas en comercios y transportes debido a la aparición de nuevas variantes más contagiosas. Pero «volverlas obligatorias puede plantear muchos problemas», indica a la AFP KK Cheng, director del Instituto de Investigación Aplicada en Salud de Birmingham (Inglaterra).

Por ejemplo, al ser casi herméticas, se requiere un mayor esfuerzo para respirar, sin contar con que son más caras.

«Para toda una familia que debe cambiarse con frecuencia» la mascarilla «no es soportable» pagar 1 euro (1,2 USD) la unidad, afirma a la AFP el doctor Michaël Rochoy, cofundador del colectivo francés Stop Postillons, que preconizó desde el principio de la pandemia el uso generalizado de mascarillas.

Rochoy apunta además que el comportamiento es igualmente importante: «Uno puede llevar hasta una escafandra, pero si a la hora de comer se reúne con más gente en la misma mesa, ya sea en la cantina escolar o en el restaurante de la empresa, no sirve de nada «.

El uso de estas mascarillas de polipropileno, originalmente reservadas al ámbito sanitario, se ha generalizado con el covid-19. Su objetivo principal es impedir que su portador contagie a los demás. Si todo el mundo la lleva, puede por tanto aportar una protección colectiva.

Bloquea al menos 95% de las partículas de 3 micrómetros. Así como las FFP2, no hay que llevarla más de cuatro horas.

Las mascarillas de tela, industriales o confeccionadas en casa, se generalizaron a raíz de la escasez de mascarillas médicas al principio de la pandemia. Pero estas empiezan a ser consideradas menos seguras frente a las nuevas variantes.

Así, Alemania acaba de imponer las mascarillas médicas en los comercios y transportes y en Francia, el Alto Consejo de Salud Pública recomendó evitar las industriales de tela de categoría 2 -- con una capacidad de filtración de 70% --, y las caseras.

«Si todo el mundo lleva correctamente una mascarilla casera, la protección sigue siendo muy apreciable «, objeta no obstante el doctor Cheng, citando un estudio publicado el miércoles en la revista científica Proceedings of the Royal Society A.


Realizado por investigadores de Cambridge, este concluye que los aerosoles cargados de virus pueden recorrer 2 metros en varios segundos y que «el distanciamiento físico sin ventilación no es suficiente para proteger durante largas exposiciones «.

«El riesgo de infección se reduce de 60% con una mascarilla casera básica «, asegura Cheng.

Debe cubrir la nariz y la boca, englobando la barbilla. Hay que lavarse las manos antes de ponérsela y colocársela sujetando las tiras elásticas. Una vez puesta, no hay que tocarla, de lo contrario hay que volver a lavarse las manos. El presidente estadounidense Joe Biden se mostró en público con dos mascarillas superpuestas, suscitando el debate.

«Llevar dos mascarillas vuelve desde luego el bloqueo más eficaz «, según Cheng. » Pero antes que nada deberíamos centrarnos en la gente que no lleva mascarilla o que no se la pone bien «. Las de tela son reutilizables y pueden lavarse varias veces, en general diez.

En cambio, la Organización Mundial de la Salud recomienda «tirar inmediatamente» las mascarillas médicas de uso único. Pero algunos especialistas estiman que pueden lavarse varias veces antes de desecharlas, con el fin de limitar el gasto familiar y la contaminación del plástico. Otros preconizan guardar este tipo de mascarillas usadas en un sobre durante siete días, lo que tarda como mucho en morir el virus.

«Recomendaría reutilizar la mascarilla después de siete días, entre 5 y 10 veces para la población en general «, declaró a finales de 2020 a la AFP Peter Tsai, uno de los investigadores que contribuyó a la puesta a punto de las N95.








Fuente:  lasprovincias.es



D