• Innovación en Prevención y Salud mano con corazón

ESTAS SON LAS DIEZ MEJORES TECNOLOGÍAS EMERGENTES DE 2018

image-1003555-largeuetfkj5iajvnxkrilqia94tgen9bksek7sqmffp7bk.jpg
ESTAS SON LAS DIEZ MEJORES TECNOLOGÍAS EMERGENTES DE 2018


¿Qué tienen en común la carne cultivada en laboratorio, una guía de museo holográfica y una versión sobrealimentada de Alexa de Amazon?
Según una lista publicada por el Foro Económico Mundial, todos son avances tecnológicos que probablemente moldearán nuestras vidas en el futuro cercano. Seleccionado por un panel de científicos y expertos, se ha identificado que cada uno de ellos tiene un potencial transformador al alterar las prácticas profundamente arraigadas o sacudir industrias enteras.
Si bien todos hemos escuchado cómo las tecnologías como la inteligencia artificial y la computación cuántica transformarán nuestra vida cotidiana, el cambio que se avecina puede parecer un concepto difuso que no es fácil de definir. En esta lista, los expertos tratan de identificar los avances que se harán efectivos dentro de tres a cinco años.

Estas son las tecnologías que generan el mayor entusiasmo entre los expertos este año:

Realidad aumentada
La superposición de información y animación en imágenes del mundo real se volverá popular. Si bien la tecnología no es nueva —muchos de nosotros hemos usado una pantalla de auto con guías de ayuda para estacionar o hemos jugado al PokémonGo— está lista para dar un paso adelante en términos de sofisticación y uso diario. En el futuro, la realidad aumentada ayudará a los cirujanos a visualizar los tejidos en tres dimensiones debajo de la piel de un paciente y a crear guías holográficas para recorrer un museo.

Medicina personalizada
Las herramientas de diagnóstico avanzadas están diseñadas para adaptar los medicamentos a las necesidades específicas de cada paciente, al detectar y cuantificar múltiples síntomas de una enfermedad para decidir qué tan probable es que la contraiga. Actualmente ya se utilizan varias herramientas avanzadas de diagnóstico para el cáncer. Una de ellas ayuda a las mujeres con ciertos tipos de cáncer de mama a evitar la quimioterapia. También se puede usar para diagnosticar la endometriosis, sin necesidad de cirugía, así como trastornos cerebrales, como el autismo, el Parkinson y el Alzheimer, que actualmente se diagnostican mediante una evaluación de los síntomas.

Diseño molecular liderado por la inteligencia artificial (IA)
Los días en que la ciencia se basaba en predicciones educadas (o suposiciones) para crear nuevos fármacos y materiales pueden convertirse en una cosa del pasado a medida que la inteligencia artificial toma el control. En lugar de experimentos complicados, los algoritmos de aprendizaje automático analizarán todas las pruebas conocidas anteriores, discernirán patrones y predecirán qué nuevas moléculas probablemente funcionen. Además de acelerar el proceso y reducir los residuos químicos, ayudará a la industria farmacéutica a identificar y desarrollar nuevos fármacos a un ritmo rápido.

Ayudantes digitales más competentes
Si cada día es más dependiente de Siri y Alexa para encender su música o escuchar el pronóstico del clima, pronto podrá acceder a ayudas digitales mucho más sofisticadas. Con el poder de la IA, la tecnología más avanzada explorará la nube y esbozará varios argumentos sobre temas que son importantes para usted, sin necesidad de capacitación previa. Y no resulta difícil pensar en todas las formas en que esta tecnología podría ayudar en el lugar de trabajo: por ejemplo, ayudar a los médicos a encontrar una investigación relevante para un caso médico complicado y luego examinar las ventajas de las diferentes formas de tratarlo.

Células implantables para la fabricación de medicamentos
Para las personas que tienen que tomar medicamentos con regularidad, la idea de tener una pequeña fábrica de medicamentos implantada en el cuerpo es probablemente muy atractiva. En algún momento de su vida probablemente haya tenido que tomar diferentes medicamentos y quizás le haya resultado difícil recordar cuándo tomarlos. Hasta ahora, el uso de implantes era limitado ya que también era necesario tomar medicamentos inmunosupresores para evitar que sus cuerpos atacaran el implante. Actualmente la tecnología es lo suficientemente sofisticada para funcionar sin ser rechazada por el sistema inmunitario y podría transformar el tratamiento de afecciones a largo plazo, como enfermedades cardiovasculares, tuberculosis, diabetes, cáncer y dolor crónico.

Genética dirigida
El cambio deliberado de genes puede ser objeto de controversia y, a menudo, va de la mano con cuestiones éticas. Y si bien la genética dirigida —elementos genéticos naturales o modificados que se propagan a través de poblaciones rápidamente— no es diferente, ofrece un enorme poder para combatir enfermedades o eliminar especies de plagas como los mosquitos que transmiten el paludismo. En los últimos años, estos esfuerzos recibieron un estímulo con la introducción de la edición de genes CRISPR, que facilita la inserción de material genético en puntos específicos en los cromosomas.

Algoritmos para la computación cuántica
Las computadoras que utilizan la mecánica cuántica para realizar cálculos pueden resolver algunos problemas con mucha mayor eficiencia que una computadora convencional. Si bien el uso temprano se vio frenado por diversas interrupciones en su función, las últimas investigaciones han mejorado eso, y un número cada vez mayor de académicos está desarrollando programas y software cuántico. Una vez perfeccionadas, las poderosas computadoras cuánticas podrían simular la naturaleza y ayudar a diseñar materiales.

Materiales plasmónicos
¿Es esta la tecnología que hará realidad la capa de invisibilidad de Harry Potter? Si bien es probable que todavía estemos lejos de ello, los dispositivos plasmónicos que manipulan las nubes de electrones y la luz a nanoescala aumentarán el almacenamiento de la memoria magnética y la sensibilidad de los sensores biológicos. Varias empresas están desarrollando nuevos productos, incluidos un dispositivo que puede distinguir las infecciones virales de las bacterianas y un dispositivo de grabación magnética asistida por calor. También se están investigando las nanopartículas activadas por luz por su capacidad para tratar el cáncer sin dañar el tejido sano.

Carne cultivada en laboratorio
¿Se comería una hamburguesa que sabe que ha sido cultivada en un laboratorio? La carne desarrollada a partir de células cultivadas podría reducir los costos ambientales de la producción de carne y eliminar el tratamiento poco ético que sufren los animales que se crían para la producción de alimentos. Las nuevas empresas como Mosa Meat, Memphis Meats, SuperMeat y Finless Foods están atrayendo la atención de los inversores, a pesar de que los costos de producción siguen siendo muy altos y los resultados de las pruebas de sabor aún no son del todo satisfactorios. Con la constante mejora de la tecnología, el pato, el pollo y la carne de res producidos sin sacrificio de los animales podrían ser parte de nuestra alimentación antes de lo que cree.

Electrocéutica
¿Podríamos reducir nuestra dependencia de los fármacos para tratar la mayoría de los problemas de salud? Algunos sostienen que sí, con productos electroquímicos que ofrecen la posibilidad de tratar dolencias mediante el uso de impulsos eléctricos. Un enfoque, dirigido al nervio vago —el sistema que envía señales desde el cerebro a la mayoría de los órganos— está destinado a transformar la atención de muchas enfermedades, ya que tiene el potencial de regular el sistema inmunitario. Durante más de una década, esto se ha utilizado para tratar la epilepsia y la depresión, y ahora parece listo para ayudar a quienes sufren de migrañas, obesidad y artritis reumatoide.




Fuente:                               World Economic Forum







Los países europeos piden que se utilice el tipo FFP2 ante el avance de cepas más contagiosas

¿Qué tipo de mascarilla hay que llevar en cada situación? ¿Cómo hay que ponérsela? El uso de estas protecciones contra el coronavirus vuelve a evolucionar en algunos países debido a la aparición de variantes más contagiosas.

Son las mascarillas que mejor filtran, puesto que bloquean 94% de las partículas más finas (alrededor de 0,6 micrómetros). Están destinadas en principio para el personal médico, con el fin de proteger a la persona que las lleva.

Estas protecciones se adaptan a la forma de la cara sin entreabrirse. FFP2 es la apelación europea y N95 es su equivalente en el continente americano. Austria y la región alemana de Baviera decidieron imponer este tipo de mascarillas en comercios y transportes debido a la aparición de nuevas variantes más contagiosas. Pero «volverlas obligatorias puede plantear muchos problemas», indica a la AFP KK Cheng, director del Instituto de Investigación Aplicada en Salud de Birmingham (Inglaterra).

Por ejemplo, al ser casi herméticas, se requiere un mayor esfuerzo para respirar, sin contar con que son más caras.

«Para toda una familia que debe cambiarse con frecuencia» la mascarilla «no es soportable» pagar 1 euro (1,2 USD) la unidad, afirma a la AFP el doctor Michaël Rochoy, cofundador del colectivo francés Stop Postillons, que preconizó desde el principio de la pandemia el uso generalizado de mascarillas.

Rochoy apunta además que el comportamiento es igualmente importante: «Uno puede llevar hasta una escafandra, pero si a la hora de comer se reúne con más gente en la misma mesa, ya sea en la cantina escolar o en el restaurante de la empresa, no sirve de nada «.

El uso de estas mascarillas de polipropileno, originalmente reservadas al ámbito sanitario, se ha generalizado con el covid-19. Su objetivo principal es impedir que su portador contagie a los demás. Si todo el mundo la lleva, puede por tanto aportar una protección colectiva.

Bloquea al menos 95% de las partículas de 3 micrómetros. Así como las FFP2, no hay que llevarla más de cuatro horas.

Las mascarillas de tela, industriales o confeccionadas en casa, se generalizaron a raíz de la escasez de mascarillas médicas al principio de la pandemia. Pero estas empiezan a ser consideradas menos seguras frente a las nuevas variantes.

Así, Alemania acaba de imponer las mascarillas médicas en los comercios y transportes y en Francia, el Alto Consejo de Salud Pública recomendó evitar las industriales de tela de categoría 2 -- con una capacidad de filtración de 70% --, y las caseras.

«Si todo el mundo lleva correctamente una mascarilla casera, la protección sigue siendo muy apreciable «, objeta no obstante el doctor Cheng, citando un estudio publicado el miércoles en la revista científica Proceedings of the Royal Society A.


Realizado por investigadores de Cambridge, este concluye que los aerosoles cargados de virus pueden recorrer 2 metros en varios segundos y que «el distanciamiento físico sin ventilación no es suficiente para proteger durante largas exposiciones «.

«El riesgo de infección se reduce de 60% con una mascarilla casera básica «, asegura Cheng.

Debe cubrir la nariz y la boca, englobando la barbilla. Hay que lavarse las manos antes de ponérsela y colocársela sujetando las tiras elásticas. Una vez puesta, no hay que tocarla, de lo contrario hay que volver a lavarse las manos. El presidente estadounidense Joe Biden se mostró en público con dos mascarillas superpuestas, suscitando el debate.

«Llevar dos mascarillas vuelve desde luego el bloqueo más eficaz «, según Cheng. » Pero antes que nada deberíamos centrarnos en la gente que no lleva mascarilla o que no se la pone bien «. Las de tela son reutilizables y pueden lavarse varias veces, en general diez.

En cambio, la Organización Mundial de la Salud recomienda «tirar inmediatamente» las mascarillas médicas de uso único. Pero algunos especialistas estiman que pueden lavarse varias veces antes de desecharlas, con el fin de limitar el gasto familiar y la contaminación del plástico. Otros preconizan guardar este tipo de mascarillas usadas en un sobre durante siete días, lo que tarda como mucho en morir el virus.

«Recomendaría reutilizar la mascarilla después de siete días, entre 5 y 10 veces para la población en general «, declaró a finales de 2020 a la AFP Peter Tsai, uno de los investigadores que contribuyó a la puesta a punto de las N95.








Fuente:  lasprovincias.es



D