• Innovación en Prevención y Salud mano con corazón

ESPAÑA VUELVE A SER EL MOTOR DE LAS RENOVABLES EN EUROPA

image-1064941-17julio2917-d3d94.jpg


LAS INVERSIONES SE TRIPLICAN HASTA 3.700 MILLONES EN EL PRIMER SEMESTRE DE 2019

España vuelve a ser el motor de las energías renovables en Europa. Ha pasado ya más de una década cuando España lideraba el sector junto a Alemania. Pero ha vuelto y con fuerza.

España ha sido el actor estrella de las inversiones renovables en Europa y se coloca como primer país con 3.700 millones durante el primer semestre de 2019, un 235% más que en el mismo período del año anterior.

En el resto de países europeos la tónica es totalmente opuesta. Los Países Bajos bajaron un 41% su inversión a 2.200 millones; Alemania un 42%, hasta 2.100 millones; el Reino Unido un 35%, a 2.500 millones, y Francia bajó un 75%, a 567 millones. Suecia vio un aumento de la inversión del 212% a 2.500 millones, y Ucrania del 60% a 1.700 millones de dólares.

Y todo esto en un momento en el que las renovables han dejado de brillar a nivel mundial por culpa de China. La inversión mundial en energía limpia cayó a su nivel más bajo en seis años en el primer semestre de 2019 al totalizar 117.600 millones de dólares, un 14% menos que en el mismo periodo del año anterior, según un nuevo informe de Bloomberg NEF.

Las inversiones se desaceleraron en los tres principales mercados: China, Estados Unidos y Europa, pero fue el desplome del 39% de la inversión del gigante asiático el detonante de la caída global. El contrapunto a la desaceleración del mercado chino fue España, que protagonizó el resurgir de la energía fotovoltaica y brilló con luz propia al registrar operaciones por un volumen de 3.600 millones de dólares y un aumento del 235% en el primer semestre de 2019.

Justin Wu, jefe de Asia-Pacífico de BNEF, comentó: “La desaceleración de la inversión en China es real, pero las cifras para el primer semestre de 2019 probablemente exageran su gravedad. Esperamos que se lleve a cabo una subasta de energía solar en todo el país para generar una nueva financiación de proyectos fotovoltaicos. También prevemos varias grandes ofertas en energía eólica marina en la segunda mitad del año».

El otro punto destacado de la inversión mundial en energía limpia durante el primer semestre de 2019 fue la financiación de proyectos multimillonarios en dos mercados relativamente nuevos: un complejo solar térmico y fotovoltaico en Dubai, de 950 MW y 4.200 millones de dólares de inversión, y dos importantes proyectos de eólica marina en la costa de Taiwán de 640 MW y 900 MW y una inversión combinada estimada de 5.700 millones de dólares.

El acuerdo de Dubai a finales de marzo, para el proyecto Mohammed bin Rashid Al Maktoum IV, es la mayor operación financiera jamás vista en el sector solar. Implica 2.600 millones de deuda de 10 bancos chinos, del Golfo y occidentales, más 1.600 millones de capital de la Autoridad de Electricidad y Agua de Dubai, ACWA Power, socio con sede en Arabia Saudita y socio del chino Silk Road Fund.

Jenny Chase, jefe de análisis solar de BNEF, dijo: «Al Maktoum IV es inusual al combinar tres tipos diferentes de energía solar: las tecnologías térmicas de canal y torre parabólicas, con PV convencional, pero también es una fuerte señal de «el apetito por la electricidad solar de los países de Oriente Medio y los financieros internacionales».

Los dos proyectos eólicos marinos de Taiwán, Wpd Yunlin Yunneng y Ørsted Greater Changhua, involucran a desarrolladores, inversores y bancos europeos, así como a actores locales. La actividad eólica marina está ampliando su enfoque geográfico, desde el Mar del Norte de Europa y la costa de China, hacia nuevos mercados como Taiwán, la Costa Este de los Estados Unidos, India y Vietnam.

Las cifras de BNEF para la inversión en energía limpia del primer semestre de 2019 muestran fortunas mixtas para los principales mercados del mundo. Los «tres grandes» de China, Estados Unidos y Europa mostraron caídas, pero en el caso de Estados Unidos fue de un modesto 6%, hasta 23.600 millones, mientras que en caso de Europa la disminución fue de apenas un 4%, a 22.200 millones,.  en comparación con el 1S208, mucho menos que el 39% de retroceso de China.

Japón atrajo 8.700 millones de inversión, con un aumento del 3%sobre el primer semestre de 2018, y la India 5.900 millones, un 10%, ya que continuó su camino hacia su ambicioso objetivo de 175 GW de energía renovable para 2022. Brasil experimentó una inversión de 1.400 millones, un 19% más.

Al desglosar la inversión global en energía limpia por tipo de transacción, la inversión en proyectos de generación a gran escala, como parques eólicos y parques solares, disminuyó un 24% a 85.600 millones de dólares, debido en gran parte al factor China. La inversión en proyectos a pequeña escala de menos de 1MW aumentó un 32% a 23.700 millones en el primer semestre de este año.

La inversión en empresas especializadas de energía limpia a través de los mercados públicos fue un 37% superior -unos 5.600 millones-, gracias a dos grandes operaciones de capital para fabricantes de vehículos eléctricos: una emisión secundaria de $ 863 millones de Tesla y una emisión convertible de $ 650 millones de la china NIO.

El capital de riesgo y la financiación de capital privado de compañías de energía limpia en el primer semestre de 2019 disminuyeron un 2% a $ 4.700 millones. Sin embargo, hubo tres acuerdos excepcionalmente grandes: 1.000 millones de dólares para la compañía sueca de baterías Northvolt y el especialista en carga de baterías de vehículos eléctricos Lucid Motors, y $ 700 millones para otro jugador estadounidense de EV, Rivian Automotive.




Fuente:          elperiodicodelaenergia.com





Los países europeos piden que se utilice el tipo FFP2 ante el avance de cepas más contagiosas

¿Qué tipo de mascarilla hay que llevar en cada situación? ¿Cómo hay que ponérsela? El uso de estas protecciones contra el coronavirus vuelve a evolucionar en algunos países debido a la aparición de variantes más contagiosas.

Son las mascarillas que mejor filtran, puesto que bloquean 94% de las partículas más finas (alrededor de 0,6 micrómetros). Están destinadas en principio para el personal médico, con el fin de proteger a la persona que las lleva.

Estas protecciones se adaptan a la forma de la cara sin entreabrirse. FFP2 es la apelación europea y N95 es su equivalente en el continente americano. Austria y la región alemana de Baviera decidieron imponer este tipo de mascarillas en comercios y transportes debido a la aparición de nuevas variantes más contagiosas. Pero «volverlas obligatorias puede plantear muchos problemas», indica a la AFP KK Cheng, director del Instituto de Investigación Aplicada en Salud de Birmingham (Inglaterra).

Por ejemplo, al ser casi herméticas, se requiere un mayor esfuerzo para respirar, sin contar con que son más caras.

«Para toda una familia que debe cambiarse con frecuencia» la mascarilla «no es soportable» pagar 1 euro (1,2 USD) la unidad, afirma a la AFP el doctor Michaël Rochoy, cofundador del colectivo francés Stop Postillons, que preconizó desde el principio de la pandemia el uso generalizado de mascarillas.

Rochoy apunta además que el comportamiento es igualmente importante: «Uno puede llevar hasta una escafandra, pero si a la hora de comer se reúne con más gente en la misma mesa, ya sea en la cantina escolar o en el restaurante de la empresa, no sirve de nada «.

El uso de estas mascarillas de polipropileno, originalmente reservadas al ámbito sanitario, se ha generalizado con el covid-19. Su objetivo principal es impedir que su portador contagie a los demás. Si todo el mundo la lleva, puede por tanto aportar una protección colectiva.

Bloquea al menos 95% de las partículas de 3 micrómetros. Así como las FFP2, no hay que llevarla más de cuatro horas.

Las mascarillas de tela, industriales o confeccionadas en casa, se generalizaron a raíz de la escasez de mascarillas médicas al principio de la pandemia. Pero estas empiezan a ser consideradas menos seguras frente a las nuevas variantes.

Así, Alemania acaba de imponer las mascarillas médicas en los comercios y transportes y en Francia, el Alto Consejo de Salud Pública recomendó evitar las industriales de tela de categoría 2 -- con una capacidad de filtración de 70% --, y las caseras.

«Si todo el mundo lleva correctamente una mascarilla casera, la protección sigue siendo muy apreciable «, objeta no obstante el doctor Cheng, citando un estudio publicado el miércoles en la revista científica Proceedings of the Royal Society A.


Realizado por investigadores de Cambridge, este concluye que los aerosoles cargados de virus pueden recorrer 2 metros en varios segundos y que «el distanciamiento físico sin ventilación no es suficiente para proteger durante largas exposiciones «.

«El riesgo de infección se reduce de 60% con una mascarilla casera básica «, asegura Cheng.

Debe cubrir la nariz y la boca, englobando la barbilla. Hay que lavarse las manos antes de ponérsela y colocársela sujetando las tiras elásticas. Una vez puesta, no hay que tocarla, de lo contrario hay que volver a lavarse las manos. El presidente estadounidense Joe Biden se mostró en público con dos mascarillas superpuestas, suscitando el debate.

«Llevar dos mascarillas vuelve desde luego el bloqueo más eficaz «, según Cheng. » Pero antes que nada deberíamos centrarnos en la gente que no lleva mascarilla o que no se la pone bien «. Las de tela son reutilizables y pueden lavarse varias veces, en general diez.

En cambio, la Organización Mundial de la Salud recomienda «tirar inmediatamente» las mascarillas médicas de uso único. Pero algunos especialistas estiman que pueden lavarse varias veces antes de desecharlas, con el fin de limitar el gasto familiar y la contaminación del plástico. Otros preconizan guardar este tipo de mascarillas usadas en un sobre durante siete días, lo que tarda como mucho en morir el virus.

«Recomendaría reutilizar la mascarilla después de siete días, entre 5 y 10 veces para la población en general «, declaró a finales de 2020 a la AFP Peter Tsai, uno de los investigadores que contribuyó a la puesta a punto de las N95.








Fuente:  lasprovincias.es



D