• Innovación en Prevención y Salud mano con corazón

EL VERANO DE 2019 ALCANZA EL MÍNIMO HISTÓRICO EN MUERTES EN CARRETERA

image-1073838-311019-d3d94.jpeg

Durante los meses de julio y agosto han fallecido en las carreteras españolas 220 personas. La cifra supone un descenso del 15% respecto al mismo periodo de 2018, 40 víctimas mortales menos. El verano de 2019 se iguala con el mínimo histórico de la época estival de 2014

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior en funciones, ha afirmado en la presentación de las cifras que «los datos de fallecidos en los accidentes de tráfico nunca son buenos», pero que «estimulan para continuar esforzándonos y trabajando para mejorar la seguridad vial». También se ha reducido el número de accidentes mortales en un 14% y el de heridos hospitalizados un 10%.

«Está comprobado que, si se habla de seguridad vial, aumenta la concienciación y bajan los accidentes y las víctimas. Es verdad que este año la Guardia Civil ha tenido más presencia en la carretera, ha habido más controles de alcoholemia, más radares, se han utilizado los drones y se han desarrollado más campañas. Todo esto suma», ha declarado Pere Navarro, director general de Tráfico, a ABC.

Don de sí hay una tendencia al alza en la siniestralidad es en los usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motocicletas). El porcentaje de fallecidos vulnerables en verano es cada vez mayor y ha pasado del 30% en 2009 al 41% en 2019. Navarro considera que para frenar este aumento «hay que centrar la atención en la protección de los vulnerables en las carreteras y sobre todo en ciudad».

Durante el mes de julio fallecieron 119 personas, diez menos que el año pasado. No obstante Grande-Marlaska ha recordado que el 21 de julio «fue un día fatídico en el que fallecieron 13 personas en un accidente a primera hora de la mañana en Salamanca cuando volvían de una fiesta». Por esto ha insistido en la incompatibilidad de tomar alcohol y drogas y conducir.

Durante los meses de julio y agosto han fallecido en las carreteras españolas 220 personas. La cifra supone un descenso del 15% respecto al mismo periodo de 2018, 40 víctimas mortales menos. El verano de 2019 se iguala con el mínimo histórico de la época estival de 2014, en el que también se registraron 220 fallecidos con 12,6 millones de desplazamientos menos.

«Está comprobado que, si se habla de seguridad vial, aumenta la concienciación y bajan los accidentes y las víctimas. Es verdad que este año la Guardia Civil ha tenido más presencia en la carretera, ha habido más controles de alcoholemia, más radares, se han utilizado los drones y se han desarrollado más campañas. Todo esto suma», ha declarado Pere Navarro, director general de Tráfico, a ABC.

Don de sí hay una tendencia al alza en la siniestralidad es en los usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motocicletas). El porcentaje de fallecidos vulnerables en verano es cada vez mayor y ha pasado del 30% en 2009 al 41% en 2019. Navarro considera que para frenar este aumento «hay que centrar la atención en la protección de los vulnerables en las carreteras y sobre todo en ciudad».

Respecto al tipo de vía en la que se han producido accidentes mortales, los fallecidos en carreteras convencionales suponen la cifra más baja de la serie histórica. Pese al descenso del 23%, este tipo de vías son las que mayor número de víctimas registra (70%) en comparación con las autopistas y autovías (30%).


En cuanto al medio de desplazamiento, los usuarios de moto y de bicicleta son los únicos que han aumentado la siniestralidad durante los meses de julio y agosto. La mitad de los accidentes en los que fallecieron los motoristas por colisión con otro vehículo fueron causados por la infracción del conductor del automóvil.

El 19% de los fallecidos en turismo o furgoneta no utilizaba el cinturón de seguridad. En total son 23 víctimas, seis personas menos que el año pasado. «De haber usado cinturón de seguridad, la mitad de las víctimas no habrían muerto. Cuesta creer que a día de hoy no se tome como algo instintivo cuando uno se sube a un coche, ponerse un cinturón de seguridad. Habrá que tomar medidas», ha señalado el ministro del Interior.

Sobre el uso del casco, tres motociclistas que perdieron la vida no usaban casco y en lo que respecta a los ciclistas, ocho no lo llevaban. En este sentido Grande-Marlaska declaró que «nos cuesta creer que todavía alguien se suba a una moto, sea el conductor o el ocupante, sin el casco. Entendemos que todavía hay que avanzar más en este ámbito».

Bartolomé Vargas Cabrera, fiscal de sala coordinador de seguridad vial, ha apuntado en declaraciones a ABC que «la falta de educación está detrás de las cifras de personas que a estas alturas no se ponen los sistemas de protección como el casco o el cinturón de seguridad».


Fuente:                    ABC