• Innovación en Prevención y Salud mano con corazón

EL IMPARABLE ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN ACTIVA OBLIGA A LAS EMPRESAS A TOMAR MEDIDAS

image-1061998-1303495_1-16790.jpg


En España, el grupo de personas de más de 55 años ha crecido un 19,8 % en la última década, mientras que el de jóvenes de 16 a 29 años ha sufrido un cambio similar en sentido inverso y ha caído un 20,7 % desde 2008

El envejecimiento de la población activa española y europea es imparable. Así se ha puesto de relieve en la jornada ‘Ageing, el tsunami que nos viene’, organizada por la consultora de RRHH, PoepleMatters, y Bankinter Consumer Finance.

La población activa está formada por más mayores y más mujeres, mientras que el número de jóvenes sigue decreciendo. Las consecuencias de todo ello para el mercado laboral son drásticas y las empresas necesitan gestionar plantillas más mayores.

En España, el grupo de personas de más de 55 años ha crecido un 19,8 % en la última década, mientras que el de jóvenes de 16 a 29 años ha sufrido un cambio similar en sentido inverso y ha caído un 20,7 % desde 2008. El aumento de la esperanza de vida y el descenso de la tasa de natalidad que se inició a finales de los años 70 explican esta realidad.

Las personas de más de 55 años suponían menos de un tercio de la población adulta hace diez años, y en la actualidad ya son el 37,7 % (14,6 millones de los 38,8 millones que conforman la población adulta española).

El número de personas inactivas -aquellas que no trabajan ni buscan trabajo- de más de 55 años supone hoy el 67,7 % de la población inactiva española, ya que, hasta hace poco, a partir de esa edad las personas se empezaban a jubilar o eran expulsadas del mercado laboral.

No obstante, ya se está alargando la vida laboral de este colectivo. La población activa española de más de 55 años ha crecido un 49 % en los últimos 10 años. El aumento de las mujeres dentro de este segmento ha sido especialmente relevante, con una subida del 81 %, consecuencia de la incorporación de la mujer al mercado laboral en la generación del baby boom.

¿Qué está pasando? Según Alfonso Jiménez, socio director de PeopleMatters, "tenemos que acostumbrarnos a ver muchas canas en las empresas, pero parece que estas aún no lo han asumido. No hay tantos jóvenes como para seguir el ritmo de fichajes y jubilaciones que se mantuvo en otros momentos. Ahora es la población del baby boom la que está llegando al tramo de profesionales mayores de 55, y es una generación con experiencia y que tiene que ser productiva durante, al menos, 15 años más. El binomio debe llegar a ser un win/win: profesionales con mucho que aportar y empresas que entienden cómo pueden cuidarles".


Cuidado de los trabajadores mayores

Este cambio ha pillado a las empresas un poco descolocadas. Tras una época en la que las prejubilaciones fueron una estrategia para rejuvenecer sus equipos, una crisis muy dura y una digitalización rápida y drástica, el escenario que afrontan ha sufrido un cambio muy brusco que requiere respuestas adecuadas para garantizar su viabilidad y éxito.


Los mayores aportan a las empresas muchos valores que son imprescindibles para ellas: mayor motivación, responsabilidad y compromiso con el trabajo, menor rotación, redes de contactos valiosas y conocimientos y experiencia tanto profesional como vital, que es importante que transmitan a las nuevas generaciones.

En estas premisas se basan las best practices que empieza aponerse en marcha en las compañías para cuidar a los profesionales sénior, que giran, principalmente, en torno a la salud, la formación, el mentoring entre generaciones y la propia organización del trabajo.

Ante este panorama, María Paramés, directora de Gestión de Personas y Comunicación Corporativa de Bankinter, concluye que "los empleados más veteranos son un colectivo fundamental al que debemos cuidar y del que las empresas debemos ser capaces de extraer todo su potencial".





Fuente: RRHHpress