EL NUEVO PLAN EUROPEO CONTRA EL CÁNCER EXIGIRÁ UNA REDUCCIÓN DRÁSTICA DEL CONSUMO DE ALCOHOL

La influencia del alcohol es muy alta en las patologías con mayor letalidad en el conjunto de países de la UE, y la Comisión Europea ha presentado un informe de actuación urgente

El año pasado hubo 2,7 millones de ciudadanos de la Unión Europea a los que se les diagnosticó un cáncer, y 1,3 millones murieron de esta enfermedad. Un cuarto de las muertes por tumores cancerígenos en el mundo se registra en Europa, y según el informe presentado por la Comisión Europea para que lo estudie el Europarlamento y el Consejo es necesario y muy urgente atajar este gravísimo problema sanitario y económico (100.000 millones de euros anuales). Adjuntamos su texto completo.

El gobierno de Bruselas quiere un plan de acción para que en 15 años no se dispare el número de los fallecimientos un 24%, y se convierta en la principal causa de muerte; ahora es la segunda tras las enfermedades del sistema circulatorio. El ‘Beating Cancer Plan’ tiene como objetivo atacar todo el recorrido de la enfermedad tomando medidas en Prevención, Detección temprana, Diagnóstico y Tratamiento y, por último, en Calidad de Vida de los pacientes y quienes hayan sobrevivido a esta patología letal.

Uno de los frentes en los que se reclaman medidas severas a todos los países miembros es el de atacar el problema del consumo excesivo de alcohol, cuya ingesta per cápita deberá ser rebajada en un 10% en cinco años, hasta 2025. Se sabe que el alcohol es el principal causante de mortalidad en cánceres, por encima de su influencia en otras muertes, como las de cirrosis y de origen cardiovascular. Entre 2010 y 2016 solamente redujo ese consumo en un 1,6%.

De momento, la Comisión ya avanza a los otros dos pilares institucionales, Europarlamento y Consejo, que revisará la actual legislación sobre la fiscalidad del alcohol y las compras en tiendas de aeropuertos. Es decir que se pagará más por consumir vino, cerveza y espirituosos. Bruselas también propondrá que sea obligatoria la lista de ingredientes y la declaración nutritiva en el etiquetado antes de que termine 2022, y la exigencia de advertir sobre los peligros para la salud, como se hizo con el tabaco, antes de que concluya 2023.

El frente contra las bebidas alcohólicas pasaría también, según este informe, por escrutar al máximo que todas las directivas sobre publicidad y marketing de éstas se cumplan, entrando en la vigilancia de las redes sociales, y, en cualquier caso, se mostrará más restrictiva sobre la promoción con nuevas normas. Los planes también incluyen un incremento de los consejos, charlas e instrucciones en el sistema sanitario, los servicios sociales y el ámbito laboral.

La Organización Mundial de la Salud cifra en 800 las muertes diarias que ocurren en Europa por causas atribuibles al alcohol y un 60% de los jóvenes tienen el hábito de beber. La incidencia de mortalidad en el tramo joven (entre 20 y 24 años) es muy alta, una muerte de cada cuatro está relacionada con el consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

Los bares y la hostelería viven momentos muy difíciles por las restricciones a la movilidad justificadas por la pandemia. Cuando termine este período habrán cerrado muchos, pero se les avecina otro período difícil porque buena parte de lo que venden será sometido a serias limitaciones.

 

Fuente: Lacelosia

0
Feed